revisar

Contrato para trabajos de diseño gráfico

Aún no he leído este material, sólo lo revisé por arriba, pero creo que puede ser de gran utilidad para los colegas al momento de tener que confeccionar un contrato de trabajo. Si bien es cierto que en nuestra profesión y para trabajos cotidianos uno no suele trabajar con contratos, para proyectos de mayor envergadura o para clientes grandes, uno siempre debe estar preparado. Tengo otros modelos de contratos que iré compartiendo en próximas entradas, pero este fragmento me pareció interesante. Lo encontré en este enlace.

Mi nombre es Barbi Couto y soy comunicadora, editora y diseñadora, traficante de libros y sobre todo mamá. Apasionada del financiamiento colectivo, administro un grupo de facebook sobre el tema y me interesa explorar formas alternativas de producción cultural, que apuesten a la difusión de una cultura cada vez más libre.

8 Comentarios

  • luis vasquez

    me gustaria saber que hacen los diseñadores freelance para poder comprometer a los clientes a pagar el trabajo que uno realiza ya que a mi me a pasado que los clientes piden todo para ayer uno no les cotiza y le dicen a uno que lo trabaje y cuando uno les lleva el trabajo final despues ya no quieren pagar lo que es porque dicen que esta muy caro??? alguno de ustedes me podria dar algún consejo.

    • bárbara

      Mirá, en mi experiencia es bastante difícil hacerles firmar contrato a los clientes (no porque no sea correcto sino porque la profesión tiene esos puntos débiles y esas faltas de hábito). Los clientes están habituados a un trato informal y como tal sacan el mejor provecho de esa situación, haciendo que seamos super flexibles con ellos (en tiempos, plazos de entrega, urgencias, cantidad de bocetos, interminables modificaciones, etc… pero nada flexibles para con nosotros (nada de seña por ejemplo). La situación es así en mi experiencia y en la de muchos colegas que uno ve a través de foros, conferencias, artículos sobre el tema y demases… Un “contrato” haría que los derechos y las responsabilidades fueran más parejos, el tema es que por algún inexplicable motivo nos da “cosa” decirle al cliente: “ahora que Ud aprobó el presupuesto, firmemos este contrato” porque ya nos vemos venir miles de consecuencias…. que el cliente no quiera, que se sienta presionado, que diga “y cómo sé que me va a gustar…, qué hago si no me gusta, etc. etc.”
      Pero para pasar de las críticas a las propuestas yo te diría que para funcionar como profesional freelance sin dudas uno va recorriendo un camino y aprendiendo de la experiencia. En mi experiencia, dejo los contratos para empresas o instituciones más grandes, si sé que tienen toda una área contable, legal, una estructura importante sé que no les parecerá extraño hablar de un contrato, de hecho lo estarán esperando como una formalidad. Para todos los demás clientes mi forma de trabajo implica una primera reunión en la que conversar informalmente del trabajo solicitado, sacarme las dudas de qué necesita el cliente, cuáles son sus expectativas y sus gustos y a partir de allí le armo una PROPUESTA CON UN PRESUPUESTO. Bajo ningún punto de vista empezar un trabajo sin tener una cotización realizada y aprobada por el cliente. Porque si no no tenés ninguna forma de argumentar tus precios después con el trabajo ya realizado, o sí, pero desde un lugar que te deja mal parado. Con una aprobación de presupuesto ya tenés una confirmación de palabra por parte del cliente y no es descabellado plantear eso como forma de trabajo. Igualmente también corresponde pedir una seña, si ya ves mala predisposición por parte del cliente para dejarte una seña, anda con cuidado. Yo sólo no trabajo con seña con clientes que tienen antigüedad, que conozco y sé que no voy a tener problemas.
      Espero estos comentarios te hayan servido… cualquier cosa volvé por acá y seguimos charlando… siempre es un debate muy interesante debatir sobre cuestiones de la profesión! Saludos y gracias por pasar!!!

  • María José Cabrera Ibarra

    por cierto creo q tedras que cambiar el link ya subi el libro de contratos completito! Saludos

    • bárbara

      María José, muchas gracias por pasar por el blog y dejar tantos comentarios! Está re bueno entrar en el administrador y tener tantas novedades. Leí el enlace que dejaste en tu comentario y chusmeé bastante en esa página y la verdad que están muy buenos los artículos. Quiero agregar (además del que dejaste vos) este otro: Rápido, Bueno y Barato. Me pareció una estrategia genial (tal vez un poco anecdótica, no sé si será aplicable) pero muy ingeniosa. Saludos!

  • bárbara

    Claro. Y es bueno tomarlo uno mismo como un instrumento beneficioso para ambos (cliente y diseñador). Uno (el diseñador) quiere firmar un contrato por varios motivos, entre ellos tener claridad con respecto a los modos, fechas y plazos de pago, a la propiedad intelectual de los diseños, al modo y los tiempos previstos para la entrega de materiales del proyecto, en fin muchas cosas que tienen que ver con los “derechos del diseñador” por llamarlo de algún modo. Sin embargo, el contrato también tiene que incluir las “responsabilidades del diseñador”. De esta manera uno balancea y deja tranquilo al cliente de que “sus derechos” también están tenidos en cuenta. Así no se espanta! Aunque hay que reconocer que los diseñadores independientes muy pocas veces trabajan con contratos en el día a día y esto puede traer múltiples complicaciones. ¿Quién no ha tenido trabajos que aprobado el presupuesto y hechos los borradores quedan en la nada y el cliente plantea (si es que llega a dar señales de vida) que no es lo que tenía en mente y no vuelve más…? Ya voy a encarar este tema en un apartado… Y les voy a pedir que comenten sus experiencias!

  • María José Cabrera Ibarra

    lo único malo es que en veces el cliente se espanta al escuhar contrato, asi que de alguna manera recominedo hacerle saber q es en beneficio y seguridad de ambos! saludos!