El cuento de la criada, de Margaret Atwood

El libro lo leí hace mucho, varios años, la reseña la escribí hace unos meses rebuscando lo que la historia dejó en mi mente, el dibujo lo hice hoy, copiando la tapa de Los testamentos, porque copiar es la única forma en la que me animo a dibujar. Las leo en los comentarios.

“Criada” = persona que sirve a otra. Pienso en ese lugar ¿hostil? ¿macabro? ¿cruel? que plantea el libro a la mujer: ser criada, ser útil, ser objeto, ser vasija. La mujer reducida a un útero, esa vasija que llevamos dentro. Y que más vale que sea útil porque si no su vida no tiene sentido.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood marcó un momento fuerte en mi recorrido lector. Ocupó su espacio, digamos, adentro de mi cabeza. Generó un hueco donde instalarse y esparcir sus ideas como quien derrama una tinta que todo lo mancha. No importaba que después de leer, dejara el libro en otro sitio y quisiera pensar otras cosas. Lo único que lograba era ver la tinta extendiéndose en mi pensamiento y ocupando todo el lugar, como si mi cabeza fuera de papel muy poroso. De pronto solo podía pensar en ella, la criada de la historia, su habitación, la casa, su entorno, su ventana, su mirada solo hacia adelante. La angustia en su cabeza moviéndose a la mía casi por ósmosis, quizás a través de mis manos que sostenían el papel de las páginas del libro.

A veces es necesario hacer eso con las ideas y con los pensamientos. Ponerlos a prueba y ver si sobreviven.

Definir hermandad, sororidad, aquelarre, definir el ser mujer, tiene otro sentido después de este cuento. Pone las ideas en otro lugar, las impregna de nuevos significados, las baldea con el horror de lo posible y las cambia. A veces es necesario hacer eso con las ideas y con los pensamientos. Ponerlos a prueba y ver si sobreviven. Animarnos a pensar qué tanto escondemos, qué tanto campo de visión oculta nuestro velo invisible, el que todas de alguna forma llevamos puesto en la cabeza, qué tanto sentir ocultan los trajes que llevamos sobre quienes somos. Qué tan dividida está la sociedad en la que realmente vivimos y qué tanto confiamos en quienes no conocemos. Comprender que no nos salvamos solas pero ¿cómo nos encontramos? ¿cómo nos reconocemos? Un libro que abrió preguntas y más preguntas, manchó de tinta roja mi biblioteca mental para siempre.

Otros lugares donde publiqué la reseña

En Goodreads: https://www.goodreads.com/review/show/3472372054

En Instagram: https://www.instagram.com/p/CJSDk-qAQhB/?utm_source=ig_web_copy_link

En Facebook: https://www.facebook.com/eneroenlaciudadblog/posts/202526318212873


¿Te gustó este post y querés colaborar con la producción de mi blog?
Invitame un café en cafecito.app

¿Te gustó tanto que querés quedarte cerca y recibir cartas, audios o hacer videoconferencias conmigo y con otros para charlar de estos temas?
Become a Patron!