Los libros que todos llevamos dentro

Hace unos días recibí una invitación feliz. Me propusieron que recomendara una salida para estas vacaciones de invierno. A mí, que me gusta poco salir, a mí, que me gusta poco hablar de libros. Escribí esta nota con tantas ganas como se las comparto ahora. ¡Gracias Eventera por la invitación! ¡Los invito a leer! ¡Y a ir a la Feria Infantil del Libro! A la de Córdoba o a cualquier otra Feria del libro que tengan cerca…

Los libros que todos llevamos dentro

Por Bárbara Couto para La Eventera
Fuente original de la nota: http://eventera.com.ar/barbara-nos-cuenta-sobre-la-feria-del-libro-para-ninos/

Cuando tenía siete u ocho años gané un segundo premio en un concurso de lectura y me regalaron una edición de “Alicia en el país de las maravillas”, de la colección Robin Hood. Cuando volví a mi casa, mi mamá me dijo: “¿Un libro así de gordo vas a leer?” ante mi respuesta entusiasta, agregó: “yo tengo algunos de cuando era chica, vení, vamos a buscarlos”. Abrió un secreter de su ropero y con él las puertas a un mundo enorme, el de las historias largas. Sin darme cuenta en ese momento cerré por última vez mis libros ilustrados ‘para chicos’ y no volví a ellos por un buen par de décadas. Embarazada de mi hija más grande hice un curso sobre ilustración en los libros para chicos y descubrí que en esos veinte años me habían crecido unas ganas enormes de sentirme bien chica una vez más. O será tal vez que los libros para chicos no existen si no hay alguien con alma de chico que los quiera leer.

2014-07-04-eventera-arbol-lilas
Ilustración de Liliana Menéndez para el libro “El árbol de lilas” (María Teresa Andruetto / Liliana Menéndez)

“El árbol de lilas”, de Teresa Andruetto y Liliana Menéndez fue mi primer libro ilustrado de chica grande. Ese libro y Liliana me abrieron las puertas para entrar a este mundo. Si tienen tiempo naveguen un rato, disfruten, anoten lo que les guste y lleven esas notas a la Feria Infantil del Libro Córdoba 2014, que estará albergando historias durante todas las vacaciones de invierno en el Paseo del Buen Pastor.

 

La magia de una feria

Tal vez en la Feria encuentren libros que podrían encontrar en varias librerías cordobesas en cualquier otra época del año. Tal vez encuentren espectáculos, actores o narradores orales que podrían ver en otros espacios. Tal vez no haya a priori nada tan especial o tan mágico que no puedan encontrar si prestan atención durante el año. Pero hay una razón irrefutable por la que esta Feria Infantil puede ser mágica. Está todo junto, en un mismo espacio y es gratis. Es invierno y hace frío, pero en la feria hay tanta gente que invade el calorcito.  Entre los stands de editoriales y librerías, las muestras artísticas en la capilla del Buen Pastor y los espectáculos, los chicos y grandes podemos compartir tardes llenas de historias, de música, de ilustración, de animación, de libros, una tras otra durante todas las vacaciones, sin gastar un peso y pasándola de lujo.

2014-07-04-eventera-en-la-feria-del-libro-infantil-2014
Foto: La eventera.

La búsqueda del tesoro…

Para encontrar un tesoro hace falta un mapa. Una ruta de por dónde quieren pasar, algunos mojones que permitan no sentirse perdidos, la expectativa del baúl con monedas donde esté la X. Sucede a veces que uno llega buscando algo y en el camino encuentra algo mejor. Sí, eso puede suceder. Pero también puede suceder que uno vaya sin tener nada en mente y por lo tanto esté desatento y se pierda de senderos escondidos que aparezcan en el camino. No hay que dejar que eso suceda. Por eso yo me senté frente al programa de actividades de la Feria y lo estudié con lupa, les sugiero que hagan lo mismo. Y entre todo lo que elegí, les comparto este plan basado en la curiosidad:

-“La silla de imaginar” a cargo de “La Barrial” de la agrupación Circo en Escena el 4 de julio. ¿Sabían que originalmente esa obra es un libro de Canela y Daniel Roldán? Cuenta la historia de un pueblo por el que ya no pasaba el tren. En un momento de la historia, todos los vecinos del pueblo se juntan en la plaza a sentarse en sus sillas de imaginar. Y dice el programa que los miembros de La Barrial van a invitarnos a hacer lo mismo, que puede estar la doña que cura el empacho o la vecina que barre la vereda ahí mismo, en la mismísima Capilla del Buen Pastor. No me lo pienso perder.

2014-07-04-eventera-sillas
Muestra de las sillas de imaginar, exposición de sillas intervenidas por diversos artistas/ilustradores. Esta foto es de la Feria del Libro Córdoba, en su edición septiembre 2011.

-Los narradores de cuentos son gente mágica. Llevan adentro cientos de historias. Y cuando las comparten se los ve niños en cuerpos de adultos. Son capaces de transmitir esa magia que podemos sentir si nos creemos chicos otra vez, de hacernos reír sin complejos y sin culpas, de hacer monerías, aplaudir y cantar. Y si estamos atentos, podemos encontrar en sus relatos la historia de los libros, las nanas que cantaban las abuelas, la magia de los cuentos alrededor de la fogata, la complicidad de los secretos. Garba y Rubén López, Nadina Barbieri, Soledad Rebelles, Silvia Beresovsky, Alejandra Oliver Gulle. Citas obligadas.

-Kamishibai. Una preciosa forma de contar historias que tiene sus orígenes en Japón. Una vez me contaron cuentos que escaparon de una caja de kamishibai y me quedé con ganas de más. Incluso me gustaría hacer mi propia caja para contarles cuentos a mis hijas antes de dormir y guardar las historias que ellas inventan cuando se ponen a pintar y a jugar. Hay varios espectáculos con esta técnica de narración durante la feria.

Irene SingerPerla SuezRosa GonzálezLiliana MenéndezJuan Lima. Busquen sus libros, leanlos, disfruten, compren alguno y no pierdan la oportunidad de encontrarse con ellos, conocerlos y pedirles que estampen su firma y un deseo que convertirá en ese libro en un objeto único, invaluable, una edición de lujo, única e irrepetible, con su nombre escrito de puño y letra de los autores. Un lujo al alcance de la mano. Háganse ese regalo.

2014-07-04-eventera-makemba-tapa
“Makemba”, de Jó Rivadulla (Ediciones de la Terraza)

-Libros nuevitos recién salidos del horno buscando a sus primeros lectores. Aquí me tomo el atrevimiento de invitarlos a la presentación de “Makemba” de Jó Rivadulla, libro que seguí de cerca en su edición, junto a mis compañeros de Ediciones de la Terraza.

 

El público más difícil

A veces hay que sacrificar algún libro, que se moje, que se rompa pero que abra la primer puerta para ir a jugar. Los bebés casi nunca tienen espectáculo a su medida, son los que lloran, a los que hay que mantener en silencio y sus pobres madres cargan miradas odiosas de reprobación. Ellas sueñan para sus bebés esa cuota de arte desde la panza misma y muchas veces no encuentran ese lugar de disfrute. “Había una vez una panza” y “Apapachaditos, un arrullo de juegos” dos momentos de la feria dedicados a esos lectores incipientísimos.

Pienso una cosa más. Mi mamá nunca fue demasiado lectora, pero no dejó de llevarme a la librería de mi barrio cada vez que podía. Me contó historias inventadas por ella todas las noches antes de dormir. Compró todos los libros que elegimos juntas para la biblioteca de mis primeros diez años. Y sembró la semilla de todos los libros que llevo dentro. No había una feria infantil del libro cuando yo era chica. O hubiera sido mi salida favorita familiar de vacaciones, igual que como es ahora.

El 15 de julio Liliana Menendez estará junto a Juan Lima dialogando sobre Formas de hacer y pensar el campo poético /visual desde la ilustración en el marco de las Segundas Jornadas de Narrativas Visuales y Audiovisuales para niños y jóvenes. Allí partiré con mi ejemplar de “El árbol de lilas”, un poco maltratado porque dejé a mis dos hijas que jugaran con él desde que eran bien chiquitas, a pedirle a Liliana que convierta ese libro en un pequeño tesoro de mis vacaciones de invierno.

[sharethis][/sharethis]

2014-07-04-eventera-tania-eventera
Esa es mi peque/eventera hace un par de años. Foto: Nicolás Mussi, gentileza de La Eventera.

Claves prácticas para pasarla de lujo

  • Nada de abrigos abultados que no se puedan atar a la cintura o al cuello, o lleven una mochilita para meter todo adentro. En la Feria hay mucha gente y hace calor, mejor estar cómodos para disfrutar más.
  • Si tienen bebés, no vayan con coche o la tarde se convertirá en un infierno. A explorar el uso de una wawita o una bandolera, les cambiará la vida para siempre a papás y bebés, que de pronto podrán ver y explorar desde un lugar privilegiado.
  • Termo y mate con criollitos en los espacios abiertos del Buen Pastor y tienen una merienda a la altura de cualquier bolsillo.
  • La entrada es gratuita, pero con cupo. Es importante estar una hora antes del comienzo de la actividad en la que quieren participar, para retirar la entrada y asegurarse el lugar. Mientras esperan toman unos mates, conversan e imaginan lo que los espera u hojean libros.
  • Lleven un cuadernito a mano. Anoten los libros y autores que les gusten para buscarlos después. No es cosa de quedarse sin un mapa del tesoro, propio, personal.

Barbi Couto es Licenciada en Comunicación Social, Diplomada en Gestión Editorial y mamá de las bellas Tania y Ema. Junto a su compañero y una socia llevan adelante Ediciones de la Terraza, donde se destacan títulos como “Crónicas de un super papá” ó “¡Por su culpa!”. Conocé todos los títulos en la tienda on line. En lo que a servicios de comunicación se refiere, podés convocarla vía Artilugio Comunicación y Diseño. Si querés conocer su propio blog pasá por acá: www.eneroenlaciudad.com.ar 

Fuente original de la nota:
http://eventera.com.ar/barbara-nos-cuenta-sobre-la-feria-del-libro-para-ninos/

¡¡Gracias eventera!!