Otoño ausente


trato de recordar cuándo fue la última vez que miré el otoño a la cara
y no lo logro
la ciudad oculta a la naturaleza y sus colores
asfalto, edificios, tráfico y gente apurada.
tanto gris y no mucho más
los verdes cada vez se vuelven más citadinos,
oscuros, pintados de smog
viven por aquí muy pocos árboles rojizos,
hay que irse a los barrios, al parque, a la ciudad universitaria…
entonces pienso… hace casi diez años
que no camino sobre un colchón ocre, mullido y quebradizo
de hojas otoñeras.
si hasta los mismos árboles de mi barrio a veces parecen no enterarse
que llegó el otoño…
incluso los pájaros se han ido,
y no estos días… hace ya muchas primaveras
sin embargo,
sorprende a  veces el canto de algún venteveo
y una sonrisa aparece en mis labios
sorprende a veces un atardecer
y las nubes pintadas por los rayos del sol
juegan a colorear edificios y balcones
sin embargo,
hace mucho que no me sorprende el otoño,
en esta ciudad…
me parece que un día de estos
me voy a buscarlo a las sierras…